Estás leyendo

Pinot gana y Nairo y Nibali sacan 15" más a Dumoulin

GIRO ITALIA

Pinot gana y Nairo y Nibali sacan 15" más a Dumoulin

El francés se llevó el triunfo. Nairo y Nibali ampliaron en 15" más su renta ante Dumoulin. Nairo saldrá líder en la crono con Nibali a 39", Pinot 43" y el neerlandés a 53".

El ciclismo es un deporte de resistencia, agónico. El trazado del Giro 100 acumuló su exigencia en esta tercera semana después de traslados en avión, en ferry y en autobús, saltos entre dos islas, jornadas maratonianas o encadenados de puertos por encima de los 2.000 metros. Tras la bella victoria de Thibaut Pinot en la última etapa de montaña, seis corredores llegarán a la crono de Milán con posibilidades, mayores o menores, de conquistar el título. Los seis en un minuto y medio de diferencia. Emoción hasta el final. Con Nairo Quintana como líder y Tom Dumoulin como máximo favorito a vestir de rosa en la Piazza del Duomo.

Con las fuerzas justitas, los aspirantes se la jugaron en la última subida de la carrera, Foza. Grappa, el monte de los héroes, decisivo en la Gran Guerra para el triunfo italiano sobre el Imperio Austrohúngaro, sólo sirvió para desgastar. El Katusha tensó el ritmo con Gonçalves, Vicioso, Mamykin y Kiserlovski, pero nadie se movió. En Foza sí que despegó Zakarin, que se llevó a rueda a Pozzovivo. Nibali, Nairo y Pinot organizaron la persecución por detrás. A diez kilómetros les atraparon, y los cinco se relevaron hasta la meta.

Dumoulin, otra vez sin equipo (aunque con la colaboración de Adam Yates, Mollema y Jungels), no permitió que le sacaran más de medio minuto. De hecho, en el descenso de Foza estuvo a nueves segundos de enlazar. Sin embargo, las motos echaron una mano a Nairo, Nibali, Pinot, Zakarin y Pozzovivo y su ventaja se disparó de repente a los 35 segundos, según deslizaron las escuadras de los perseguidores. En cualquier caso, Dumoulin cedió únicamente 15 segundos, una pérdida que habría firmado encantado antes de tomar la salida en Pordenone.

Nairo brilló en la ascensión del Blockhaus. Dumoulin golpeó en la contrarreloj de Montefalco y en Oropa. Nibali se lanzó en la bajada a Bormio. Pinot remató en Asiago. Zakarin y Pozzovivo lo intentaron con empeño. Alternancia entre los seis mejores, cada uno con momentos buenos y malos, como el inoportuno apretón que dejó al neerlandés sin más de dos minutos de la renta que atesoraba. Sin un dominador claro, la maglia y el cajón se dirimirán en la crono de 29,3 km del último día. Y ahí debería confirmarse Tom Dumoulin, que ha demostrado una mayor regularidad durante todo el Giro 100. Una ronda apasionante.

0 Comentarios

Mostrar