Estás leyendo

Greg Van Avermaet se hace dueño de los adoquines en 2017

CICLISMO

Greg Van Avermaet se hace dueño de los adoquines en 2017

Greg Van Avermaet levanta el adoquín de ganador de la París-Roubaix.

PHILIPPE LOPEZ

AFP

El ciclista del BMC ha sido el principal dominador en las pruebas de pavés. Sólo Gilbert evitó en Flandes que ganase todas las grandes carreras de adoquines.

La temporada de las Clásicas de Flandes nos deja un absoluto triunfador: Greg Van Avermaet. El ciclista belga del BMC, vigente campeón olímpico, ha logrado el triunfo en algunas de las carreras más importantes sobre adoquines, demostrando que es uno de los mejores ciclistas del momento.

Van Avermaet empezó su cosecha de victorias a finales del mes de febrero, cuando se hizo con el triunfo en la Omloop Het Nieuwsblad, por delante de Peter Sagan y Sep Vanmarcke. Un día después, el belga no pudo repetir el resultado en la Kuurne-Bruselas-Kuurne, donde Sagan se llevó la victoria. Y una semana más tarde, Van Avermaet se quedó cerca del triunfo sobre el sterrato de la Strade Bianche, en una prueba donde se impuso Michal Kwiatkowski.

Tras la disputa de la Tirreno-Adriático y de la Milán-San Remo, donde no logró engancharse en el corte decisivo que se jugó la victoria en la Vía Roma, Van Avermaet se centró de lleno en las pruebas de Flandes. Y desde el primer momento, demostró que era un claro aspirante a lograr el triunfo en las clásicas del pavés. Después de no disputar A Través de Flandes, Van Avermaet se impuso en la Record Bank E3 Harelbeke y presentaba su candidatura a las tres grandes pruebas de Flandes. Hecho que demostró dos días después, cuando se impuso en la Gante-Wevelgem.

Van Avermaet se plantó en el Tour de Flandes en busca de su primer monumento. Sin embargo, otro belga, Philippe Gilbert, impidió que lograse el triunfo en la llegada a Ooudenarde tras una galopada de más de 50 kilómetros. Van Avermaet sólo pudo ser segundo en meta, a 29 segundos del ciclista del Quick-Step. A Van Avermaet aún le quedaba una última ocasión para poner el broche a su gran temporada en el pavés. En la despedida de Tom Boonen en la París-Roubaix, Van Avermaet le arrebató buena parte del protagonismo a su compatriota tras imponerse en el sprint a Zdenek Stybar y Sebastien Langeveld para ganar su primer adoquín y el primer monumento de su carrera. Con este balance y el número 1 del ranking del UCI World Tour y del World Ranking, Van Avermaet se presenta en las Ardenas con ganas de agrandar aún más su palmarés en estos primeros meses de 2017.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar