Actualizado

Actualizado a las

Más Ciclismo

Más Ciclismo

campo fútbol
jugadores

CICLISMO

Fernando Alonso y el Euskaltel están al borde de la ruptura

El piloto anunció que cobijaría en el equipo a 14 corredores del Euskaltel, pero la empresa exige que asuma otros contratos. El asturiano quiere su propio proyecto.

Fernando Alonso y el Euskaltel están al borde de la ruptura Ampliar
Fernando Alonso se entrena con Carlos Sastre y el Cervelo en 2009, cuando ya estuvo a punto de formar un equipo ciclista.

Fernando Alonso y Basque Cycling Pro Team (BCPT), la sociedad dueña de la licencia del Euskaltel, están a punto de romper el acuerdo que anunciaron a primeros de este mes y que suponía la compra del equipo por parte del piloto. Las negociaciones han entrado en una brecha que hace complicado darle continuidad al proyecto, según confirmaron dos fuentes a AS. En el entorno del asturiano lo dan prácticamente por roto, mientras que en el ámbito ciclista reconocen “serias dificultades”, pero aún ven la posibilidad de una solución.

El 2 de septiembre, Alonso y Euskaltel hicieron público un principio de acuerdo por la compra del equipo. Aunque ninguna parte confirmó las cifras, circuló la cantidad de dos millones por cada año de licencia del World Tour (un total de seis hasta 2016). Lo que sí confirmó el asturiano es que asumiría los contratos en vigor de 14 ciclistas, y se dio por hecho que heredaría los autobuses.

Sin embargo, Euskaltel ha apretado en las negociaciones y quiere que Alonso asuma el resto de contratos, lo que incluiría auxiliares y directores, además de proveedores como Orbea (bicicletas) y Bioracer (ropa), que tienen firmado un año más. Ese es el gran punto de divergencia, porque el piloto ya ha designado al exciclista Kiko García (ahora representante de las gafas Oakley) como mánager y pretende formar su propio cuerpo técnico.

La intención de Alonso era también sacar el equipo del País Vasco y llevarlo a Asturias, lo que ha encontrado igualmente oposición, en este caso incluso de los propios ciclistas, que ahorran impuestos por la fiscalidad de Euskadi. Además, el estado actual de la contabilidad tampoco convence al doble campeón mundial de Fórmula 1, que quiere una auditoría.

Patrocinador cerrado. La idea de Alonso, que ya estuvo a punto de entrar en el ciclismo en 2009, era crear un equipo de élite. Incluso contactó con Alberto Contador, como admitió el propio ciclista ayer en Pinto. Y ya tenía cerrado un gran patrocinador para las próximas cuatro temporadas.

El desencuentro con Euskaltel ha llegado a tal extremo, que el grupo de Alonso había pedido información a la Unión Ciclista Internacional (UCI) para sacar el equipo sin necesidad de comprar la licencia vasca, pero toparon con la respuesta de que, en ese supuesto, no podría participar en el World Tour, sino que tendría que empezar en la Segunda División ciclista.

El entorno del piloto también está disgustado con el Movistar, al que considera que está poniendo trabas. ¿La razón? Que la aparición de otro equipo español encarecería el mercado nacional de ciclistas y que ciertos patrocinadores del sector preferirían asociar su imagen con la de Fernando Alonso.

Durante la Vuelta a España se rumoreó que el piloto acudiría a las etapas de su tierra en el Naranco y el Angliru. El motivo de su ausencia fueron precisamente las discrepancias que ahora están a punto de romper el acuerdo. Aunque para no poner freno a su pasión por el ciclismo, Alonso finalmente sí estuvo en el Angliru, pero lo hizo de incógnito... Sin publicidad.