Más Ciclismo

Más Ciclismo

campo fútbol
jugadores

Más Ciclismo | OPERACIÓN PUERTO | OPINIÓN DEL PERITO

Un deportista sano no necesita transfusiones de sangre ni EPO

"En una persona sana es peligroso, y si la sangre es de otra persona puede causar una reacción alérgica", explicó el director del centro de medicina del CSD.

Un deportista sano no necesita transfusiones de sangre ni EPO Ampliar
El médico Eufemiano Fuentes (izquierda), su abogado, Julián Pérez Templado y el director deportivo Vicente Belda (derecha). | Emilio Naranjo

Un deportista sano "no necesita transfusiones de sangre ni el uso de EPO", excepto por causas justificadas, como riesgo vital o una insuficiencia renal, aseguró hoy en el juicio de la Operación Puerto Fernando Gutiérrez, director del centro de medicina del Consejo Superior de Deportes (CSD).

Autor de un informe sobre potenciales riesgos para la salud de las sustancias y métodos prohibidos en el deporte a raíz de la Operación Puerto, Gutiérrez, que compareció como perito, se refirió al peligro de las transfusiones de sangre en "personas que, si hacen deporte, se entiende que están sanas".

"El dopaje sanguíneo aumenta la cantidad de glóbulos rojos en la sangre, produce un aporte de oxígeno y un mayor rendimiento. Un deportista es una persona sana y no precisa este aporte de glóbulos", aseguró. Además, dijo, "no se trata de una actuación ética y puede sufrir un exceso de viscosidad en la sangre con riesgo de muerte".

Los problemas en la transfusión surgen, según el declarante, cuando la sangre no está bien manipulada entre el proceso de extracción y reinfusión. "En una persona sana es peligroso, y si la sangre es de otra persona puede causar una reacción alérgica que lleve incluso a la muerte. Todo esto no tiene sentido en una persona con salud normal, tiene probabilidad de sufrir una trombosis".

Gutiérrez incidió en que "a una persona sana no se le deben poner bolsas de sangre", y precisó que "una transfusión no sirve para curar, sino para aumentar el rendimiento".

El perito precisó que "en un deportista, después del esfuerzo el riesgo es aún mayor, si no se ha manipulado ni conservado bien la sangre el riesgo es grande, puede suponer la muerte".

Respecto a las condiciones de extracción de sangre, Gutiérrez señaló que éstas se tienen que realizar en un banco de sangre o unidad sanitaria. Luego hay que manipularla en un proceso que requiere instrumental adecuado, conservarla y refrigerarla con un control de sistema monotorizado con la misma temperatura: "Si se va la luz hace falta una segunda fuente de alimentación".

"Si la sangre se mantiene estable no pasa nada, pero luego hay que descongelarla adecuadamente en condiciones para reinfundirla y para eso hace falta una técnica avanzada para garantizar que se usa en las mejores condiciones", añadió.

El experto dijo también que "si se reinfunde sangre de otra persona se puede producir la muerte. Por eso hay que hacerlo en hospitales, ya que si hay una reacción negativa hay que intervenir con urgencia".

En referencia a la justificación de realizar una transfusión de sangre en caso de anemia, Fernando Gutiérrez afirmó que sería solo lógico hacerla "cuando la anemia es masiva, cuando depende su vida de ella. Si no, no tiene sentido".

"Por mucha anemia que tenga un deportista no se justifica una transfusión de sangre, sino que hay que tratarla con un tratamiento convencional. Para curarse debe descansar y ser tratado antes de seguir entrenando, No es ético hacer una transfusión para quitar la anemia y que siga entrenando", precisó.

Respecto al uso de la hormona EPO, que sirve para aumentar los glóbulos rojos de la sangre y lograr un mayor aporte de oxígeno, lo que aumenta el rendimiento, Gutiérrez aclaró que "todos los tipos de EPO están prohibidos. El uso de EPO en deportistas nunca está justificada, excepto que tenga insuficiencia renal, que es su uso terapéutico", matizó.

Gutiérrez incidió en el peligro del uso de la EPO , ya que "aumenta la viscosidad de la sangre, hace falta mayor esfuerzo del corazón para bombearla, y la salud de los deportistas, que tienen una frecuencia cardiaca reducida, se pone en riesgo".

El perito del CSD aclaró que la EPO es detectable en los controles de dopaje, aunque se puede ocultar con proteasas, los "polvos blancos" que mezclados con la orina destruyen los rastros de la hormona.

También contestó Fernando Gutiérrez a una pregunta sobre el suministro de la insulina en deportistas. "Puede tener efectos nocivos en personas que no la necesitan, puede producir una hipoglucemia que puede llegar a ser mortal", aseveró.

Preguntado sobre si es sano el deporte de alta competición, Fernando Gutiérrez fue tajante. "El deporte de alta competición pone en riesgo la salud porque sobrepasa los límites de lo que es saludable. No sirve para la población general como algo recomendable y saludable".