Actualizado

Actualizado a las

Más Ciclismo

Más Ciclismo

campo fútbol
jugadores

Más Ciclismo | Operación Puerto

El informe: "Las transfusiones de sangre pueden ser mortales"

Francisco Aguanell, forense que examinó a Manzano y debía defender hoy su estudio en el juicio de la Operación Puerto, falleció ayer. AS revela su informe.

El informe: "Las transfusiones de sangre pueden ser mortales" Ampliar
Jesús Manzano compareció ante el forense en los Juzgados el pasado 20 de diciembre. | Rafa Aparicio

El médico forense Francisco Aguanell Güeto falleció ayer a los 52 años de un infarto, un día antes de la comparecencia que tenía fijada hoy en el juicio de la Operación Puerto, en la que iba a defender un informe elaborado para Jesús Manzano sobre "los perjuicios y las secuelas derivadas de las reinfusiones sanguíneas". No podrá ser. Sí declarará hoy el exciclista, mientras que el estudio quedará insertado en la parte documental del sumario.

Manzano visitó al forense, en la misma sede de los Juzgados, el pasado 20 de diciembre. El estudio, firmado el 8 de enero y que consta de tres páginas, se incluyó en el sumario tres días después. AS ha tenido acceso a este informe que, entre otras conclusiones, advierte de que "las transfusiones pueden ser mortales".

Escalofríos. Manzano relató aquel día al forense que fue "presionado para someterse a distintas prácticas de dopaje, entre ellas las autotransfusiones sanguíneas", y que "una vez en Valencia sufrió una reacción de escalofríos, malestar e incluso pérdida de conocimiento", unos hechos que ya denunció en AS en marzo de 2004.

Dos tipos. Aguanell inicia su informe con una definición de "dopaje sanguíneo" y diferencia los dos tipos de transfusiones que se utilizan en el deporte: "Las recibidas de un donante de sangre (transfusiones heterólogas) y las autotransfusiones de sangre del mismo deportista (transfusiones autólogas)".

"El modo más fácil y rápido de aumentar el número de glóbulos rojos de un sujeto mediante transfusiones sanguíneas consiste en transfundirle sangre de un donante", continúa el documento. "Sin embargo, este tipo de transfusiones presentan el riesgo de que pueden transmitir enfermedades infecciosas como la hepatitis y el VIH. Por dicho motivo, la mayoría de los trabajos que han estudiado los efectos de la transfusión de sangre sobre la aptitud física han realizado transfusiones autólogas".

Tras explicar los dos métodos de transfusiones autólogas (almacenamiento de sangre total a +4 grados, que dura tres o cuatro semanas, o de glóbulos rojos congelados, que resiste durante varios años), el informe desgrana las posibles consecuencias: "El principal riesgo de las transfusiones autólogas es la contaminación de las muestras, que se puede producir durante el proceso de recogida, manipulación y almacenamiento. El riesgo aumenta con el número de transfusiones realizadas y con el número de manipuladores de la muestra. Por último, si las transfusiones se realizan fuera del medio hospitalario, como ha solido ser frecuente en deportistas, el riesgo aumenta porque pueden darse reacciones a la transfusión que pueden ser mortales si no se trataran inmediatamente en el medio hospitalario".

Viscosidad. Francisco Aguanell cierra el informe con un último riesgo: "Las transfusiones de sangre en los deportistas aumentan el hematocrito de reposo por encima de valores óptimos. Una de las consecuencias es que la viscosidad de la sangre aumenta (...). Puede tener consecuencias negativas para la salud como: riesgo de sufrir trombosis cardiaca, arterial y pulmonar, y accidentes cerebrales vasculares".