Más Ciclismo

Más Ciclismo

campo fútbol
jugadores

Más Ciclismo | OPERACIÓN PUERTO

Basso: "Contacté con Fuentes; quería ser el mejor del mundo"

Dice que tomó la iniciativa de tratarse con el médico sin contar con su equipo. Pactó una entrega de 70.000, pero sólo abonó un anticipo de 15.000 porque Fuentes fue detenido.

EFE

Madrid

El ciclista italiano Ivan Basso ha asegurado hoy que entró en contacto con el doctor Eufemiano Fuentes porque "desde niño quería ser el mejor corredor del mundo" y pensaba que podía mejorar su rendimiento con el método de congelación de la sangre empleado por el médico canario.

Basso, que ha declarado como testigo en la octava sesión del juicio de la Operación Puerto, en el que Fuentes está acusado, ha dicho que entró en contacto por propia iniciativa con el médico en 2001, durante una estancia en Canarias para entrenarse, pero que no se convirtió en paciente suyo hasta el otoño de 2005, cuando corría en el CSC. "Era una cosa mía, no lo sabía ni mi equipo ni mi familia", ha dicho el testigo, que ha añadido que pensaba que no existía ningún riesgo porque se trataba de reinfundirse su propia sangre y que en aquella época "lo encontraba una cosa justa, aunque ahora ya no".

Basso, que cumplió una sanción de dos años impuesta por el Comité Olímpico Italiano (CONI), ha asegurado que tenía una gran confianza en el socio de Fuentes, José Luis Merino Batres, porque era "un hematólogo famoso", y que se le realizaron tres extracciones, aunque nunca se le llegó a reinfundir la sangre. "La congelación permitía conservar la sangre muchos años y poder utilizarla mucho después, pero no hubo posibilidad de utilizarla", ha señalado el italiano, que ha confesado que su idea era "reutilizarla antes del Tour de 2006", porque su sueño siempre ha sido "ganar el Tour".

Basso ha admitido que eligió el apodo de 'Birillo' -el nombre de su perro- para que se identificaran las bolsas con su sangre y ha dicho que "era una cuestión de privacidad". "Para mí era importante mantener la discreción", ha añadido.

El testigo ha contado también que alcanzó un acuerdo con Fuentes para abonarle 70.000 euros por sus tratamientos durante toda la temporada de 2006, pero finalmente solo le pagó un anticipo de 15.000 euros en efectivo, ya que el médico fue detenido en mayo de ese año, antes de la disputa de las pruebas más importantes.

"Creo que soy el único que ha pagado por todo", ha dicho Basso en referencia a las sanciones que ha debido cumplir, antes de añadir que ha accedido a declarar como testigo porque lo encuentra "moralmente justo" y porque quiere contarlo todo antes de centrarse en su próxima participación en el Giro de Italia.

El ciclista italiano ha sido el segundo testigo en declarar en la sesión de hoy y su comparecencia ha finalizado pasadas las 16:30 horas, lo que unido a lo extenso del interrogatorio al excorredor alemán Jörg Jaksche ha obligado a posponer hasta otro día el del español Marcos Antonio Serrano, también previsto para hoy.