Ciclismo

Ciclismo

campo fútbol
jugadores

Portada | Juicio de la Operación Puerto

Belda: "Si las preguntas son muy complicadas, pues no contesto"

Vicente Belda centró gran parte de su declaración en atacar y cargar contra Manzano: "Su madre me llamaba llorando porque él se iba de fiesta con Chava".

Juan Gutiérrez
Belda: "Si las preguntas son muy complicadas, pues no contesto" Ampliar
Vicente Belda sale del Juzgado acompañado de Labarta. | Jesús Orihuela

Vicente Belda es Vicente Belda incluso delante de un juez. "Macario es el mote de Labarta, porque se parecía al muñeco de televisión". "Si las preguntas son muy complicadas, pues no contesto". "Manos pequeñas no creo que sea yo, porque para mi estatura (1,59 m) no las tengo". Y con frases así, los acusados se echaron unas risas. Incluso a Manolo Saiz, siempre muy serio, se le escapó alguna.

En ese tono, Belda dijo que "la UCI obliga a llevar un médico a las carreras, aunque sea a hacer rodillo o a dar un paseo. A un corredor le puede picar un mosquito. La presencia de un médico o un ciclista no significa siempre que haya dopaje".

O se explicó sobre la conversación grabada con Eufemiano Fuentes: "Como su hija tenía cáncer, le propusimos que viniera a la Volta para aliviarle. Me dijo que llamara a su mujer, Cristina, y le contara que vendría porque íbamos a colaborar en el Tour, porque esa era la forma para que le dejara viajar".

"Indisciplinado". Cuando más se creció fue al hablar de Jesús Manzano: "No iba a renovar por indisciplinado, pero falleció su padre, y su madre nos pidió que no le dejáramos tirado. En el Tour de 2003 tuvo un desfallecimiento, pero también en Portugal. La primera vez se recuperó rápido y a las pocas horas ya estaba de risas. En la segunda, cuando llegó al hotel pidió una cerveza. Desfallecía porque no quería competir. Su madre me llamaba casi todas las semanas. Me decía llorando: 'Ay, Vicente, que ya ha venido su amigo Chava a buscarle'. Y pasaba de fiesta sábado, domingo, lunes... El penúltimo día de la Vuelta 2003 le sorprendimos con una mujer que no era su pareja, y le expulsé".

Cuando su abogado y él ya habían cogido carrerilla, la fiscal, Rosa Calero, protestó: "Aquí no se está juzgando a Manzano". La juez recordó que el exciclista era una parte importante del proceso, pero pidió que se pararan las preguntas.

Como cierre, Belda habló de las consecuencias del caso: "Soy un apestado, calumniado. No trabajo desde entonces y cobré el paro. Hace dos años que no tengo ingresos". Se le olvidó mencionar sus trabajos en el Fuerteventura y en Colombia.