Más Ciclismo

Más Ciclismo

campo fútbol
jugadores

Más Ciclismo | dopaje

La Operación Puerto llega a juicio siete años después

Eufemiano Fuentes, su hermana, Saiz, Belda y Labarta se sentarán en el banquillo y se enfentan a una pena de dos años de prisión y otros tanto de inhabilitación.

La Operación Puerto llega a juicio siete años después Ampliar
El doctor Eufemiano Fuentes. | DESIREE MARTIN

Siete años después de que la Guardia Civil encontrara más de doscientas bolsas de plasma y sangre refrigerada en los registros practicados en la Operación Puerto, cinco personas se sentarán desde mañana en el banquillo en el primer juicio que se celebra en el mundo a una trama de dopaje en el deporte.

El médico Eufemiano Fuentes; su hermana Yolanda, también licenciada en Medicina y exresponsable médica del equipo ciclista Comunidad Valenciana; y los exdirectores deportivos Manuel Saiz (Liberty), Vicente Belda (Kelme) y José Ignacio Labarta (Comunidad Valenciana); se enfrentan a una pena de dos años de prisión y otros tantos de inhabilitación.

Los cinco -un sexto procesado, el médico José Luis Merino Batres, fue excluido de la causa el pasado jueves porque padece alzheimer- están acusados de un delito contra la salud pública, ya que el dopaje no se tipificó como tal en España hasta finales de 2006, después de ocurridos los hechos que se enjuician.

Este es uno de los motivos por los que ninguno de los deportistas que supuestamente se sometieron a los "tratamientos" de Fuentes y de Merino para mejorar su rendimiento físico se vaya a sentar en el banquillo, aunque una quincena de ciclistas sí han sido citados como testigos. Entre ellos figura el ganador del Tour, el Giro y la Vuelta Alberto Contador, que corrió en el Liberty entre 2004 y 2005, y otros nombres conocidos como Joseba Beloki, Unai Osa, Marcos Antonio Serrano, Ángel Vicioso, David Etxebarria o los italianos Ivan Basso y Michele Scarponi, muchos sancionados por prácticas de dopaje.

También prestará declaración el alemán Jorg Jaksche, a quien la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) interrogó en el curso de su investigación sobre el norteamericano Lance Amstrong.

En el exhaustivo informe que llevó a la inhabilitación de por vida del ganador de siete Tours de Francia, Jackse dice que Manuel Saiz le remitió a Eufemiano Fuentes para seguir un programa de dopaje sanguíneo y que el médico le dio EPO y anabolizantes y le sometió a autotransfusiones entre 2005 y 2006. Según la Fiscalía, Fuentes y su socio Merino llevaban a cabo un proceso llamado "glicerolización", que consiste en la preparación de concentraciones de hematíes con un alto nivel de hematocrito -que eleva el rendimiento físico- que se transfundían a los deportistas.

Las acusaciones sostienen que así se ponía en peligro la salud de los deportistas, ya que se aumentaba la viscosidad de la sangre y, por tanto, el esfuerzo al que se somete al corazón. El Ministerio Público dice también que las extracciones y transfusiones se realizaban "en habitaciones de hotel y sin las suficientes garantías higiénico-sanitarias" y que el material se transportaba "en mochilas sin refrigeración alguna y sin una identificación clara de las muestras ni practicar los pertinentes controles hematológicos, con el consiguiente peligro para la salud".

Prueba de la importancia de la vista para las autoridades implicadas en la lucha por la limpieza del deporte es la nómina de acusaciones personadas: además de la Fiscalía, la Agencia Mundial Antidopaje, el Consejo Superior de Deportes, la Unión Ciclista Internacional, la Federación Española de Ciclismo y la Agrupación Internacional de Grupos Ciclistas Profesionales.

También acusa el excorredor Jesús Manzano, cuyas revelaciones en marzo de 2004 al diario AS -admitió haberse dopado y dijo que su vida había corrido peligro por ello en al menos dos ocasiones- no sólo supusieron un mazazo para el ciclismo español, sino que están en el origen de la Operación Puerto.

El juicio ha levantado además una gran expectación mediática, y no solo en España: según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, se han acreditado para la vista 164 periodistas de 71 medios de comunicación, 39 de ellos extranjeros, de países como Italia, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Alemania.