Más Ciclismo

Más Ciclismo

campo fútbol
jugadores

Más Ciclismo | Lance Armstrong

"Doparme era como dar aire a las ruedas, parte de mi trabajo"

Lance Armstrong admitió a Oprah Winfrey que utilizó EPO, transfusiones sanguíneas, testosterona, cortisona y hormona del crecimiento como cóctel para ganar los siete Tours.

Responda sí o no. ¿Ha tomado alguna vez sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento en el ciclismo?

Sí.

¿Era una de esas sustancias prohibidas EPO?

Sí.

¿Ha recurrido al dopaje sanguíneo o a transfusiones de sangre para mejorar su rendimiento?

Sí.

¿Ha usado alguna vez otras sustancias prohibidas como testosterona, cortisona o la hormona del crecimiento?

Sí.

En las siete veces que fue campeón del Tour, ¿usó sustancias prohibidas o dopaje sanguíneo?

Sí.

En su opinión, ¿cree que es humanamente posible ganar el Tour de Francia sin dopaje siete veces seguidas?

No, en mi opinión.

¿Cuándo empezó usted a doparse?

¿Ya hemos acabado con el sí o no?

Sí, hemos acabado.

Supongo que al principio, en mi carrera existía la cortisona y, después, empezó la generación de la EPO.

¿Cuándo?

A mediados de los 90.

Durante 13 años no solamente lo ha negado sino que ha sido desafiante y descarado negando lo que acaba de admitir aquí. ¿Por qué admitirlo ahora?

Es la mejor pregunta, la más lógica. No sé si tengo una gran respuesta. Empezaré diciendo que es demasiado tarde. Es demasiado tarde para, seguramente, la mayoría de la gente. Y es mi culpa. Lo veo como una gran mentira que repetí muchas veces. Y, como ha dicho, no es que dijera que no y ya.

Claro, y se mostraba desafiante.

Oh, sí.

Les llamaba a otros mentirosos.

Lo sé. Y mientras he pasado por este proceso, especialmente los dos últimos años, el último año, seis meses, dos o tres meses; sé la verdad. La verdad no es la que se sabía, lo que dije. Y ahora se ha acabado. La historia fue perfecta durante tanto tiempo... Y lo digo en serio, ahora que intento salir de la situación y la analizo: he superado la enfermedad, gané el Tour de Francia siete veces, tengo un matrimonio feliz, hijos Es una historia perfecta de cuento de hadas.

Y no era cierta.

No, en muchos niveles.

¿Era difícil interpretar esta imagen idílica que construyó?

Imposible. Como bien sé, soy un personaje presuntuoso, y no podía hacerlo. Pero lo que vemos ahora, lo que ha salido

Pero, ¿no ayudó a crear esta imagen?

Sí, claro que ayudé. Y mucha gente también. Mire, todos los fallos y toda la culpa es mía. Pero detrás de esa imagen y de esa historia había un tirón. Y tanto si eran los fans, los medios, la historia continuaba. Me perdí en todo eso. Seguro que hay otra gente que lo podría manejar, pero yo definitivamente no podía. Y estaba acostumbrado a controlarlo todo en mi vida. Lo controlaba todo.

¿Siempre ha hecho eso?

Sí, en especial, lo relacionado con el deporte. Lo último que diré es que ahora la historia es tan mala y tan tóxica. La mayoría es verdad.

Al principio tampoco pensaba que fuera posible ganar sin doparse.

No en esta generación. No estoy aquí para hablar de otros de esta generación, ya está bien documentado. Yo no inventé la cultura, pero tampoco traté de pararla. Este fue mi error por lo que me tengo que arrepentir. Ahora el deporte está pagando por culpa de esto, y eso lo siento. No creo, no tuve acceso a nada más que los otros.

Deje que le lea esto. La Agencia Estadounidense Antidopaje, la USADA, publicó un informe de 164 páginas, que me he leído. El director ejecutivo, Travis Tygart, afirmó en la declaración que usted y el US Postal Service Pro Cycling Team crearon, en sus propias palabras, las mentiras más sofisticadas y el programa de dopaje más exitoso que el deporte ha visto jamás. ¿Lo era?

No, no. Creo que, en realidad, dijo "que todo el deporte ha visto jamás". Oprah, no lo era. Era profesional, sin duda. Y era claramente inteligente, se puede decir. Pero era muy conservador, con grandes riesgos, muy consciente de lo importante. Una carrera era importante para mí. Pero decir que este programa era más grande que el programa de dopaje de Alemania del Este en los 70 y ochenta, no es verdad.

Lo que está diciendo es que no tenía acceso a cosas a las que otras personas tampoco tenían acceso.

En absoluto.

¿Cuál era la cultura? ¿Puede explicarnos la cultura?

Es difícil entrar en eso e, insisto, no quiero acusar a nadie más. No quiero tener que hablar de nadie más. Yo tomaba mis decisiones. El error es mío. Estoy sentado hoy aquí para reconocerlo y para decir que lo siento. La cultura era la que era.

¿Todo el mundo lo hacía? Es lo que hemos oído.

Yo no. No conocía a todo el mundo. Yo no vivía y entrenaba con todo el mundo. No corría con todo el mundo. Yo no puedo decir eso, ¿entiende? Habrá gente que lo diga. Habrá gente que le diga: 'Vale, había 200 tíos en el Tour y puedo nombrarte a cinco que no lo hacían y esos son los cinco héroes'. Y tienen razón.

¿Qué pensaba de esos chicos? Ahora los llama héroes, pero ¿qué pensaba sobre ellos en aquel momento, cuando corría? Ellos competían limpios. ¿Pensaba que eran unos pardillos? ¿Qué eran?

No. La idea de que alguien fuera forzado, presionado o alentado no es verdad. Ya no voy a llamar a nadie mentiroso, pero me preguntó si es verdad o no y le voy a decir si es verdad o no. Eso no es verdad.

(Ahora, en un vídeo le muestran los documentos de la USADA con los detalles del plan de dopaje de Armstrong y el US Postal. También las declaraciones de Travis Tygart, quien habla de que corrían como "una mafia", de Tyler Hamilton, quien desvela que tenían "palabras en clave secretas". A la EPO le llamaban Poe, Edgar Allan Poe y también describe cómo se deshacían de los viales metiéndolas en latas de Coca Cola que después daban a los doctores. Se menciona a España, como lugar donde se enviaba a los corredores en jets privados para las transfusiones de sangre secretas).

¿Cómo era capaz de hacerlo? A ver, ha hablado un poco sobre la cultura. Hay un montón de historias que circulan por ahí: que iba a confesar, que iba a hablar conmigo, pero no me iba a decir toda la verdad. Hemos dicho "sin tapujos". ¿Cómo se hace? Usted dijo que era un sistema inteligente, pero no el más sofisticado. ¿Era verdad que existía un 'motoman' que les pasaba EPO?

Es verdad

¿Se estaba dopando por transfusión sanguínea en la etapa 11 del Tour del 2000? Pararon en un hotel. Tyler Hamilton dice que lo hacían allí.

Me he llegado a hacer un lío con las etapas. Pero sí, eso era.

Pero en medio del Tour, Tyler Hamilton también dice que había veces en que todos se estaban inyectando EPO en la caseta y los fans estaban justo fuera y se ponían todos a tirar las jeringas en latas de Coca- Cola. ¿Es eso cierto?

No me leí el libro de Tyler. No me acuerdo exactamente de eso, pero no me voy a poner a decirle 'eso es mentira'. Eso no es verdad.

Me gustaría que me guiara en esta historia donde hay reparto de pastillas, sangre en neveras secretas, ¿cómo funcionaba?

(Risas) Necesita mucho tiempo.

¿Cómo funcionaba eso?

Tengo una visión sobre este asunto que es muy simple. Teníamos drogas para aumentar el nivel de oxígeno en la sangre. A falta de una forma más precisa de describirlo, eran increíblemente beneficiosas para el rendimiento en deportes intensos como el ciclismo. O el atletismo, o lo que sea. Es lo único que necesitábamos. Mi cóctel, por decirlo de alguna manera, era únicamente EPO, aunque no mucho, transfusiones y testosterona. De una forma extraña, yo casi lo justificaba por mi historia. Con el cáncer de testículos y eso. Sin duda, me he quedado sin excusas.

Así que podía justificar la testosterona. Bueno, ¿podía de alguna forma justificar las transfusiones de sangre? Porque era su sangre. ¿Le guardaban su sangre y se la inyectaban?

No hay una verdadera justificación para eso, pero

¿Le daba miedo que le descubrieran?

No. El sistema antidopaje ha cambiado, ha evolucionado. En los viejos tiempos hacían las pruebas durante las carreras. No venían a tu casa, no venían a los campamentos de entrenamiento. Se hacían los controles en las carreras. Eso ha cambiado mucho. Ahora el énfasis, lo cual es correcto, se pone en las pruebas que se hacen fuera de competición.

En 1999 ni siquiera había una prueba para detectar la EPO.

Ni se hacían controles fuera de competición. En teoría podían, pero no lo hacían. Durante la mayor parte de mi carrera no hubo. Así que dos cosas han cambiado.

¿No hubo tanto de qué?

No había tantos test fuera de competición. Así que no te van a pillar ¿sabes? Porque estás limpio durante las carreras. Despejado.

¿Se dopaba varios días antes? ¿Se dopaba y le daba tiempo suficiente para que hiciera efecto en su sistema?

Es una simple cuestión de organización. Sé que suena raro, pero dos cosas cambiaron entonces: el cambio de los controles fuera de competición y el pasaporte biológico. Realmente funcionó. No soy fan ni defensor de la UCI, pero ellos implementaron el pasaporte biológico.

(Se emite un segundo reportaje en el que cuentan la historia del surgimiento y funcionamiento del pasaporte biológico. Mencionan que los niveles de Armstrong en su vuelta en 2009 y 2010 tienen menos de una posibilidad entre un millón de que sean normales).

Es la única cosa de todo el informe que me entristece. Bueno, obviamente, todo el informe me entristece. Pero esa supuesta prueba de que me dopaba después de mi regreso no es verdad. La última vez que crucé la línea, esa línea, fue en 2005.

Así que cuando quedó tercero en 2009, ¿no se dopaba?

No, insisto, el pasaporte biológico estaba ahí.

¿Incluye eso las transfusiones de sangre?

Por supuesto.

Así que no se hizo ninguna transfusión de sangre

En absoluto.

En 2009 no tomó sustancias dopantes ni se hizo transfusiones de sangre. ¿Y en 2010?

2009 y 2010, eso son los dos años en que corrí el Tour. Rotundamente no.

O sea, que 2005 fue el último año.

Absolutamente cierto.

(Pasan a describir el poder de Armstrong en el equipo Discovery: decidía fichajes y despidos y también la cultura de dopaje del equipo).

Usted era el ciclista más importante, el líder. El mánager, el director. Si alguien hacía algo que no le satisfacía, ¿lo podía despedir?

Depende de lo que hicieran. Si me está preguntando si despediría a alguien del equipo por decir que no se iba a dopar, por supuesto que no.

¿Y podía?

¿Que si podía? Supongo que sí. Era el líder del equipo y el líder siempre predica con el ejemplo. Pero una norma, una directriz en plan 'si quieres estar en el Tour, si quieres ser del equipo tienes que hacer esto' Eso nunca ocurrió. Eran tiempos muy competitivos, todos éramos mayores e hicimos nuestras elecciones. Hubo gente que eligió no doparse.

Uno de sus antiguos compañeros de equipo, Christian Vandevelde, le dijo a la USADA que le amenazó con expulsarle del equipo si no se ponía en forma y aceptaba el programa de dopaje.

Eso no es cierto. Teníamos nuestras expectativas, que los chicos estuvieran fuertes, pero yo nunca hice eso. Sé que no soy la persona más creíble del mundo ahora mismo, pero no hice eso.

Cuando dice que hay cierto nivel de expectación, ¿puede ser que eso insinúe que si no hace cierta cosa se va del equipo? Porque es Armstrong.

Ya lo dije antes, aunque no lo diga, sí lo digo. Soy el líder del equipo, predico con el ejemplo. Así que es un problema.

¿Puede entender que alguien sienta que si todos lo hacen y es así como se gana, o lo hace también o tendrá que irse del equipo?

Pero también entiendo la diferencia entre eso y decir:'Tienes que hacerlo si quieres participar en el Tour, forma parte del equipo'. Hay una gran diferencia. Tampoco está bien pero

¿Está haciendo una diferencia semántica? Hay una línea muy fina entre decir que lo tiene que hacer y simplemente decir que eres del equipo y tienes que ganar

Uno de ellos supone presión verbal, es una orden. Pero eso nunca ocurrió.

Admite que si es Lance Armstrong, entonces

Sí, lo entiendo.

El capitán, el líder del equipo, el que lo lleva adelante

Sí, el tipo al que admiran. Sí, lo admito al 100%.

Aceptarlo significa admitir que si el ciclista no lo hacía podría dejar el equipo.

Es correcto. Bueno, dicho esto, no quiero buscar tres pies al gato, pero cuando se van a otro equipo, y Christian es un buen tipo, no tengo nada contra él, y siguen con mismo patrón de comportamiento... Yo no estaba en esos equipos.

¿El mismo comportamiento quiere decir doparse?

Correcto.

Los intimidaba.

Sí, lo hacía.

Dígame cómo lo hacía.

Intimidaba porque trataba de controlarlo todo. Si alguien decía algo que no me gustaba, o que no sonaba bien en mi cabeza, porque me parecía desleal, o porque me estaba contrariando, lo intentaba controlar diciendo que era una mentira y que eran mentirosos.

¿Es esa su naturaleza? ¿Cuando alguien dice algo que no le gusta, le ataca? ¿Ha sido así toda su vida?

Sí, toda.

¿Hacía eso cuando tenía 12 o 14 años?

Yo crecí como un luchador, como casi todo el mundo sabe. Mi madre me tuvo muy joven. Quizás no era la realidad pero nos sentíamos entre la espada y la pared casi todo el tiempo. Siempre fui un luchador, mi madre era una luchadora. Antes del diagnóstico era un competidor. Pero no era un competidor duro. De un modo extraño, ese proceso me convirtió en una persona que verdaderamente quería ganar a toda costa. Cuando me diagnosticaron dije que haría cualquier cosa por sobrevivir. Y eso es bueno. Esa actitud, ruda, incansable, de ganar a toda costa, la llevé al ciclismo. Sinceramente, la incorporé enseguida. Y eso estuvo mal.

¿Ya tomaba drogas antes? Me refiero a que tomara sustancias prohibidas

Sí, pero no intimidaba antes.

No lo hacía. Entonces, ¿por qué comenzó?

Creo que solo intentaba perpetuar la historia. Y también esconder la verdad. Es la segunda vez en mi vida que no puedo controlar los resultados.

La primera vez fue el cáncer.

La primera vez fue mi enfermedad, evidentemente. Y ahora. Lo más impactante es que lo de ganar siete tours lo sabía. Lo sabía.

¿Cuánto le importaba ganar? ¿Hubiera hecho cualquier cosa?

Pues sí, ganar era importante. Todavía lo es. Pero ahora lo veo de otra manera.

Ha declarado que tenía una meta, una ambición: ganar la carrera más importante del mundo. Y no ganarla una sola vez. Y para ello tuvo que continuar usando dopaje.

Sí, pero, y no estoy seguro de que esta sea la respuesta adecuada, es como decir que nuestras ruedas necesitan aire, o que necesitamos agua en las botellas. Bajo mi punto de vista, doparse era parte de mi trabajo.

¿Está queriendo decir que era así de común?

En mi opinión, lo era. Otros tendrían que dar fe de eso, no quiero acusar a nadie, ni quiero poner excusas. Así pensaba yo y tomé esas decisiones.

¿Me está diciendo que no esperaba ni requería a los miembros de su equipo que hicieran lo mismo para conseguir el objetivo del equipo?

No, en absoluto

¿En absoluto?

No. En absoluto.

¿No se lo propuso? ¿Nunca les propuso ir a ver a Ferrari?

Ferrari. Es complicado hablar de alguna de estas cosas sin mencionar nombres. Hay personas en esta historia que son buenas personas. Todos hemos cometido errores. Hay personas implicadas en este asunto que no son monstruos, no son tóxicos, no son malos. Yo veía a Michele Ferrari como una buena persona, un hombre inteligente. Todavía lo pienso.

(Ahora se describe la relación entre Armstrong y el doctor Michele Ferrari desde que empezaron a trabajar juntos en 1994. Los ciclistas le pagaban porque les elaborara un programa de dopaje. Armstrong le pagó un millón de dólares en diez años. También rememoran las negativas de 2005 de Armstrong en procesos judiciales sobre si usó sustancias prohibidas. Le ponen en directo su declaración en la que negaba que el doctor Ferrari le sugiriera que usara sustancias dopantes).

¿Sería esa la misma respuesta que daría hoy?

No. Mis respuestas en la mayoría de estos asuntos serían diferentes hoy en día.

¿Diría que él era el líder y el cerebro detrás del programa de dopaje?

No. Quizás esa no sea la mejor interpretación.

¿Cómo interpretaría su influencia en el equipo?

No me siento cómodo hablando de otras personas. No, ya se sabe todo.

David Walsh dijo para 'The Sunday Times' de Londres que su asociación con Ferrari levantó sospechas inmediatamente. Echando la vista atrás, ¿diría que fue imprudente por su parte asociarse con Ferrari?

Desde el punto de vista del público, claro. Pero hubo otras muchas imprudencias. Esa sería una manera muy buena de nombrar aquella etapa de mi vida, imprudente.

Hablemos de ello. ¿Qué estaba pasando con usted? Ambos sabemos que la fama amplifica aquello que eres. Si era un capullo, será más capullo. Si era un filántropo, será más filántropo. ¿Qué ocurrió con usted en aquella época? ¿Cómo le afectó la fama?

No sé si ha elegido esas palabras, filántropo y capullo, por casualidad. Yo diría que fui las dos cosas. Vimos las dos. Ahora estamos viendo más la parte de capullo que la parte activista y humanitaria, la del líder de una ONG. Tengo mis defectos, muchos defectos. Pienso que todos tenemos defectos. Si la lupa es normalmente de este tamaño (hace un círculo con sus manos) yo la hice de este tamaño (separa bastante más sus manos) por culpa de mis acciones, de mis palabras y de mi actitud. Estoy pagando el precio. Y así debe ser. Lo merezco. No miro a mi alrededor y digo que me están haciendo una faena. Hubo un tiempo en que decía eso, por supuesto. Pero esos días son cada vez menos. Y cada vez más separados. Lo merezco.

¿Cuál fue para usted el defecto o los defectos que le hicieron estar dispuesto a arriesgarlo todo?

Creo que fue el ansia de ganar. Ganar a cualquier precio. Esto me funcionó bien sobre la bici, me funcionó durante mi enfermedad. Pero el nivel que alcanzó, por los motivos que fuera, es un defecto. Aquella insolencia, esa impertinencia, esa arrogancia. Ves ese vídeo y te das cuenta de que se trata de una persona arrogante. Yo veo esas imágenes y pienso 'mira este capullo arrogante'. Eso digo hoy. Ahora. No está bien.

(En 2005 gana su séptimo Tour y sobre el podio hace esta dedicatoria: "Para la gente que no cree en el ciclismo, para esos escépticos que no pueden tener sueños, que no creen en los milagros. He sido fan del Tour desde siempre y no tiene secretos. Es un gran acontecimiento y deberíais contemplar y creer en estos atletas y esta gente. Se gana trabajando duro. ¡Vive Le Tour!").

¿Qué intentaba conseguir ahí, cuando dijo eso?

He cometido muchos errores en mi vida y creo que este es uno de los grandes.

¿Estaba intentando echar algo en cara a todos los que estaban contra usted, a los que le acusaban de mentir? ¿Se dirigía a ellos? ¿Por qué lo hizo?

No lo sé. Es interesante, no sé si se hacía ya antes. Pero ese fue el primer año que se le cedía el micrófono al ganador. Me enteré poco antes y pensé: '¿Qué voy a decir? No tuve tiempo de pensar si se lo iba a pasar por las narices a alguien. Simplemente me salió. Lo veo ahora y me parece ridículo.

¿Cuando lo ve le da vergüenza, siente embarazo? Dígame como se siente

Definitivamente avergonzado. Mire, esa fue la última vez que gané el Tour. La última, porque después me retiré. '¿Con eso te despides? Puedes hacerlo mejor , Lance'. Fue patético.

¿Era feliz ganando a pesar de saber que lo hacía tomando sustancias prohibidas?

Hubo más felicidad en el proceso, en la construcción, en la preparación Ganar llegó como consecuencia. No quiero que este asunto de los potenciadores de rendimiento Para mí hinchábamos las ruedas, poníamos agua en las botellas y sí, eso también pasaba. No hay más.

¿Era mucho para usted? ¿Sentía que estaba mal?

¿En ese momento? No.

Ni siquiera le parecía mal

No. Da miedo.

¿Se sentía mal?

No, lo que da mas miedo.

¿Sentía que estaba haciendo trampas?

No. Eso es lo peor de todo.

¿No creía que hacía trampas al tomar sustancias prohibidas?

No en ese momento. No dejo de escuchar que soy un tramposo, un mentiroso así que consulté en un diccionario la definición de la palabra trampa. Y la definición es 'obtener una ventaja sobre un rival o enemigo'. Algo que no tengan, ¿entiendes? Y yo no sentía eso. Lo que yo veía es que todos jugábamos igual.

Pero sabía que se esperaba más de usted, porque usted es Lance Armstrong.

Lo sabía. Por supuesto la perspectiva ayuda a entenderlo, ahora lo sé mil veces mejor. No sabía lo que tenía. Mira el resultado.

¿Qué quiere decir con que no lo sabía? No me parece que la gente entienda lo que quiere decir.

No entendía la magnitud de lo que sucedió. Lo vemos ahora porque...

Eso le cuesta a la gente entenderlo. Cuando nos vimos hace una semana dijo que no creía que esto era tan serio. ¿Cómo no se da cuenta? Le llamaba el presidente, salía como una estrella de rock

Me pregunta y yo respondo. Y le digo que no lo sabía. ¡Y no lo sabía! Pero lo significativo es que ahora empiezo a entenderlo. Y lo entiendo no porque vea vídeos y estemos hablando de ello, sino porque veo el enfado de la gente.

Enfado y decepción.

Y traición. Esa gente me apoyó, creyó en mí. Creían en lo que yo decía y tienen todo el derecho a sentirse traicionados. Es culpa mía. Me pasaré el resto de mi vida Hay gente que se va para siempre tratando de recuperar su confianza y pidiendo disculpas. El resto de la vida.

Cuando dice que no creía que era tan serio. ¿Cómo se sentía en medio de todo?

Era fácil. Fluía. Estaba en la zona de los deportistas. No fue la fase de mi vida más feliz, aunque cueste creerlo. Soy más feliz ahora que en ese momento. Por muchas razones.

¿A pesar de todo lo que está ocurriendo?

Hoy soy mucho más feliz que ayer.

(Durante años, Lance Armstrong ha insistido en que le han hecho cientos de controles y no ha dado positivo jamás. En 1999 se tomaron muestras de orina a Armstrong que se almacenaron y congelaron. La semana pasada Travis Tygart, de la USADA, concedió una entrevista a 60 minutes Sports: "Se tomaron seis pruebas a Armstrong. En 2005 se volvieron a examinar y todas dieron positivo. En 1999 dieron negativo porque no se testó si contenían EPO").

Ha dicho una y otra vez que nunca ha dado positivo en un control. ¿Tiene una respuesta diferente hoy?

No. Nunca di positivo. Bueno, algunas muestras fueron analizadas de forma retroactiva...

De 1999.

Sí, Así que técnicamente de manera retroactiva sí di positivo. Pero pasé cientos de controles y si los pasé es porque no había nada en mi organismo.

(En las páginas del informe de la USADA se entrevistó a once excompañeros de equipo de Armstrong, incluidos Tyler Hamilton y Floyd Landis. Ambos decían que Armstrong les había contado que había dado positivo en el Tour de Suiza en 2001 y dio a entender que nunca vería la luz. En una entrevista a 60 minutos Hamilton dijo: "Me confesó con una risa nerviosa que había dado positivo por EPO, pero que ya se encargarían de ello").

¿Qué me dice del Tour de Suiza?

Voy a decir lo que es verdad y lo que no. Esta historia es falsa. No hubo positivos, no hubo pagos al laboratorio, no hubo una reunión secreta con el director del laboratorio

¿La UCI no lo borró todo?

No. Y no soy nada fan de la UCI. Pero aquello no ocurrió.

¿No ocurrió?

En absoluto.

Hizo una donación a la Unión Ciclista Internacional y por desgracia ambas cosas se relacionaron. Aquella donación dijo que era para ayudar en sus esfuerzos contra el dopaje. Obviamente, no lo era ¿Por qué hizo esa donación?

Porque me lo pidieron. No fue una Me resulta imposible responder a esta pregunta y que alguien me crea pero no fue un pago a cambio de que ocultasen nada. Y, lo repito, no soy fan de la UCI. Podría decirte que son todos Vale, de acuerdo, había algunos asuntos un poco turbios. Pero ese no fue uno de ellos. Me llamaron diciendo que no tenían mucho dinero y que si estaría dispuesto a hacer una donación. Yo respondí: Sí, por supuesto.

Es decir que no pagó a la UCI para ayudar o para facilitar de alguna manera que ignorasen los resultados de sus controles.

No. De todas maneras sólo estaríamos hablando del caso de 2001, del Tour de Suiza. Luego vino lo de las pruebas retroactivas, que por entonces fue un bombazo.

(En el Tour de Francia 1999 Armstrong dio un positivo por corticoesteroides. Emma O'Reilly, una masajista del equipo de Armstrong estaba presente cuando él y unos colegas pensaban ocultarlo. O'Reilly dijo que el médico del equipo -N.R: el español Luis García del Moral, que ha sido suspendido por la USADA de por vida- falsificó la fecha de unas recetas de cortisona que dijo que Armstrong necesitaba como tratamiento).

¿Qué hay de la historia de O'Reilly sobre la cortisona y la fecha falsa de la receta? ¿Es cierto?

Sí.

¿Qué tiene que decir de ella?

Es una de esas personas con las que me tengo que disculpar. De las que resultaron perjudicadas.

¿No fue presionada, no fue una de las personas a las que denunció?

Para ser sincero, denunciamos a tanta gente... Pero me he puesto en contacto con ella y he intentado disculparme.

Esto es lo que no tiene ningún sentido. Cuando gente como O'Reilly, Betsy Andreu o David Walsh, de The Sunday Times, decían algo, les denunciaba sabiendo que decían la verdad. ¿Por qué?

Un tipo que pretende conseguir todo lo que quiere y controlarlo todo no tiene excusa. Es un gran defecto. Hay gente que escuchará esto y no lo creerá. Lo entiendo. Todo esto es un proceso para mí y un paso es hablar directamente. Decirles que tenía razón y que estaba equivocado.

¿Qué hay de Betsy Andreu? (Es la esposa de Frankie, excompañero de Lance. Fue una de las primeras en hablar de dopaje cuando le visitaba en el hospital en el que estaba en 1996 recuperándose del cáncer de testículos. Allí le reconoció que había utilizado EPO y esteroides. En su declaración de 2005, Armstrong dijo bajo juramento que la historia de Betsy no era cierta).

¿Llamó a Betsy?

Sí.

¿Decía la verdad sobre el hospital?

No... No voy a contestar a eso. Hablé con ella y le pedí que no revelara los detalles. Fue una conversación personal de 40 minutos. También hablé con Frankie.

¿Hicieron las paces?

No. Porque han sufrido mucho y 40 minutos no son suficientes.

Claro, porque varias veces la llamó loca y cosas horribles...

Sí. La llamé loca. También zorra. Todo eso, pero nunca la llamé gorda. Ella creía que la había llamado gorda loca y nunca la llamé gorda.

Si una persona le dice tres cosas que son ciertas y una que no lo es, ¿utiliza eso para decir que todo es falso?

Sí. Bueno, tres a uno quizá no sea la proporción. Si dicen diez cosas y ocho son falsas tengo derecho a acusarles. Pero si dicen que me dopé en el Tour, ganan ellos.

Pero ella dijo eso y al final la atacó.

A Emma O'Reilly la llamaste puta...

Y no me siento bien.

¿Intentaba que se callara? ¿Qué piensa ahora?

Me dedicaba a atacar. Amenazaba mi territorio, mi equipo y mi reputación. Así que pasaba al ataque.

(Floyd Landis ganó el Tour de 1996. Cuatro días después dio positivo. Le quitaron el título y le sancionaron dos años. Tres años después, en una entrevista con NBC reconoció que se dopaba alegando que Armstrong hacía lo mismo. Dijo que le vio utilizando transfusiones y otras sustancias).

Mucha gente piensa que quien tiró de la manta fue Landis..

Estoy de acuerdo. Fue el punto de inflexión.

¿Recuerda dónde estaba cuando supo que iba a hablar?

En un hotel del Tour de California. Floyd me había enviado mensajes al móvil diciendo que lo había grabado todo y lo colgaría en Youtube. Le dije que hiciese lo que debía. Pero que me dejase en paz. Fue al Wall Street Journal.

¿Y le contradijo?

Sí, cuando confesó. Hasta entonces le apoyé. Cuando dio positivo y fue al juicio.

¿No 'pasó' de él cuando le quitaron el Tour?

No. Quería entrar en el equipo y no le dejamos. No fue una decisión del todo mía. Intenté mantenerle. Él creía que no le querían, que el deporte le daba la espalda.

¿Su retorno también fue un punto de inflexión? ¿Se arrepiente de haberlo hecho?

No estaría aquí de no haberlo hecho.

(Tras ganar su séptimo Tour en 2005, se retiró. Tres años después volvió y fue tercero. En 2010 acabó el 23º).

¿Cree que se hubiera salido con la suya?

No tuve más oportunidades.

¿Presentía que llegaría este día, que en algún momento le descubrirían cuando ya tanta gente lo sabía todo?

Asumía que estas historias rondarían largo tiempo. No estamos aquí por eso, sino porque hubo una investigación federal de dos años sobre mí. Deportistas y todos los implicados fueron llamados a declarar. Las consecuencias eran serias.

(En 2010, tras las revelaciones de Landis sobre sustancias prohibidas se inició una investigación del Departamento de Estado. Entre los posibles cargos estaban fraude, tráfico de drogas y coacción a testigos. El pasado febrero, abandonaron el caso sin más explicación).

Entonces la USADA empezó a presionar igual que ellos. Se ofrecieron tratos, así funciona. Por eso saltó todo.

¿Influyó usted en que el Departamento de Justicia dejara el caso?

No. Es muy difícil influir ahí.

Cuando dejaron el caso, ¿pensó que había ganado?

Me había librado de los lobos. Se habían alejado de la puerta.

(En la investigación posterior, la USADA llamó a 26 testigos incluyendo 11 excompañeros a los que se les preguntó por el dopaje. El ciclista, amigo y confidente de Armstrong George Hincapie era el único que estuvo con él en los siete Tours. En julio, la USADA acusó a Armstrong de posesión, tráfico y uso de sustancias. Él presentó un recurso que el juez desestimó. USADA había conseguido pruebas concluyentes y esta vez decidió no luchar contra los cargos. En octubre le quitaron los Tours y fue suspendido de por vida).

¿Cuál fue su reacción al saber que la USADA seguiría con el caso?

La de siempre. Si amenazan mi territorio, lucho. Daría cualquier cosa para volver a aquél día. Porque no lucharía, no denunciaría, escucharía y haría un par de cosas. Diría, 'vale me han tratado diferente a los demás'.

¿Cómo les abordaban?

Les decían que hablasen con ellos sobre el ciclismo y qué hacían. Por supuesto, les podían castigar. Recopilaron todas las declaraciones. Luego vinieron a por mí y me preguntaron qué iba a hacer. Si volviera a ese momento, les diría que me dieran tres días. Eso ya no lo puedo hacer. Para que me dejaran llamar a mi madre, a mi familia, mis patrocinadores, mi fundación y decirles lo que iba a hacer. Ojalá pudiera hacerlo. No puedo.

En el futuro, ya que no puede retroceder, ¿colaborará con la USADA para limpiar el ciclismo?

Amo el ciclismo. Lo digo sabiendo que hay gente que ya no me respeta. El evento, el jersey amarillo...

Abusó de su poder.

Sí. Falté al respeto a las reglas, independientemente de los demás. Fue mi elección. No soy yo el que debe decir cómo se limpia el ciclismo. Pero si se hiciera el esfuerzo de una Comisión de la Verdad y Reconciliación y me invitaran seguro que me uniría. Sería el primero en llegar.

Cuando oyó que George Hincapie había ido a testificar, ¿sintió que era la última carta que le quedaba por levantar?

Mi fe volvió. Si él no lo hubiera dicho, hubiera seguido conmigo mucha gente. No culpo a George, tenía mucha presión en ese momento. Es la voz más creíble de todo esto. Hizo los siete Tours, nos conocimos desde los 16 años y vivíamos juntos. Todavía somos grandes amigos. Hablamos todas las semanas. Él conoce la historia mejor que nadie.