Actualizado

Actualizado a las

Tour de Francia

Tour de Francia

campo fútbol
jugadores

Tour de Francia | DOPAJE

Armstrong: "Cinco no se dopaban, esos son los héroes"

Admite a Oprah Winfrey su dopaje organizado durante los siete Tours que ganó hasta 2005. "El cuento de hadas no era cierto", dijo el ex ciclista de Texas.

Alejandro Delmás
Armstrong: "Cinco no se dopaban, esos son los héroes" Ampliar
Armstrong y Oprah Winfrey | George Burns

La esperadísima y exclusiva entrevista de Lance Armstrong con Oprah Winfrey vino a estallar como una confesión en toda regla. De entrada, Lance admitió sin tapujos y con cuatro ‘síes’ llenos de contundencia haber tomado EPO, cortisona, testosterona y Hormona del Crecimiento (HGH) durante cada una de las siete ediciones del Tour de Francia que conquistó entre 1999 y 2005. Según el exciclista, todo empezó “con cortisona, a mediados de los 90”. Más adelante, Armstrong matizó: “2005 fue la última vez que crucé la línea. Aquí está la parte del informe de la USADA (Agencia AntiDopaje de EE UU) con la que no puedo estar de acuerdo y me pone triste. Después de reaparecer, en 2009 y 10, yo nunca tomé nada”.

Oprah Winfrey preguntó a Armstrong ‘si hubiera sido posible’ ganar los siete Tours sin haber recurrido al dopaje. “No”, replicó Lance rotundamente, antes de agregar que “todo se ha tratado de una gran mentira que resultó bastante perfecta durante mucho tiempo”. “El cuento de hadas no era cierto” fue el resumen de este pronunciamiento inicial, cuando las redes sociales ya se conmocionaban. Oleadas de tuits caían a centenares en proceso de pocos minutos, con apabullante mayoría de reacciones indignadas entre los ‘tuiteros’ de EE UU.

“Lo controlaba todo… pero la realidad es que no tuve acceso a más (dopaje) que los otros”, dijo Lance a Oprah, antes de soltar una frase demoledora: “La cultura era la que era… podía haber cinco que no lo hacían… esos cinco son los héroes”. En ese contexto, Armstrong negó otra de las afirmaciones de la USADA: “No es cierto que nuestro programa (de dopaje) fuese más grande y sofisticado que el de la RDA. Era profesional e inteligente, pero muy conservador… todo lo que yo necesitaba era el oxígeno y eso ya se conseguía con EPO y testosterona”. Armstrong dejó claro que “trataba de controlarlo todo… aunque nunca despedí a nadie por no doparse: tampoco a Christian Vandevelde. Aunque ahora no sea la persona más creíble, yo trataba de liderar con el ejemplo”, contó Armstrong, que también sentenció: “Nunca di positivo en un control, sólo en aquella muestra de EPO de 1999, y con efecto retroactivo. Pero hoy han cambiado dos cosas desde aquellos tiempos: los controles fuera de la competición y el pasaporte biológico”.

“Entonces, en esos tiempos, miré en el diccionario la definición de tramposo y sentí como que no era aplicable a mí. Lo veía como igualar el terreno de juego”, recordó Armstrong.

Oprah Winfrey acompañó la entrevista con grabaciones anteriores del mismo Lance Armstrong, desmintiendo las acusaciones… y de otros protagonistas del proceso, todos aquellos que le han acusado: Travis Tygart, director ejecutivo de la USADA, Tyler Hamilton (ex coequipier de Lance), la masajista Emma O’Reilly (a quien Armstrong pidió directamente disculpas, diciendo que “demandamos a demasiadas personas”), Floyd Landis, Betsy Andreu (esposa de Frankie Andreu, a quien Lance admitió haber llamado ‘loca’)… y en ese momento de pedir disculpas, hacia los 50 minutos de entrevista, Armstrong dejó escapar algunas lágrimas. Previamente, Lance había afirmado: “Ahora siento mucho más en mí de la parte ‘capullo’ (‘jerk’) que de la parte filantrópìca o humanitaria…estoy pagando el precio: lo merezco. Pero en aquel momento no me sentía como si estuviera engañando, ni me parecía mal lo que hacía. Eso, ahora, asusta y asusta mucho. Todo venía por el ansia de ganar a cualquier precio. Fue un defecto el nivel que eso alcanzó… eras feliz durante el proceso y ganar te hacía disfrutar”.

Lance Armstrong dijo sentirse ‘avergonzado’ del discurso que dio en los Campos Elíseos después de ganar su último Tour, en 2005. “Fue algo patético”, observó. Desmintió haber dado positivo en la Vuelta a Suiza de 2001 ni haber aportado dinero a la Unión Ciclista Internacional (UCI) para encubrir ese u otros controles. “No es cierto, no soy un ‘fan’ de la UCI… sí hubo una donación pero fue porque ellos llamaron diciendo que tenían poco dinero y que si yo estaría dispuesto a hacer la donación. Sé que es imposible que ahora me crean”, resumió Armstrong.

“Si alguien amenaza mi territorio, lucho; ahora no lucharía, no denunciaría y haría un par de cosas”, fue como vino a resumir a Oprah Winfrey su larga serie de desmentidos y negativas ante las acusaciones de tantos años. ‘¿Colaboraría con la USADA cara al futuro?’, espetó Winfrey. “Soy alguien lleno de defectos y que ya no es respetado. Me verán como alguien que faltó al respeto a las reglas. Fue mi elección. No soy yo el que debo decir que se limpie el ciclismo. Pero si hay una actuación conjunta de todos y soy invitado, seré el primero en llegar”, concluyó Lance Armstrong: a falta de la segunda y última entrega de la entrevista con Oprah Winfrey.