Estas leyendo

"La montaña de esta Vuelta es impresionante"

Javier Guillén

"La montaña de esta Vuelta es impresionante"

"La montaña de esta Vuelta es impresionante"

El abogado Javier Guillén, madrileño de 37 años, debutará este 29 de agosto como director general en la Vuelta a España 2009, una edición que cuenta con la originalidad de arrancar en Holanda y que exhibe un recorrido "muy duro", a pesar de no pisar ni Pirineos, ni Asturias.

Se avecina su primera Vuelta a España como director general. ¿Cómo se siente?

No me gusta personalizar, porque yo soy parte de una maquinaria. Y tampoco me puedo comparar con mi antecesor, Víctor Cordero, porque Víctor es mucho Víctor. Pero mis sensaciones son como las de un torero antes de saltar a la plaza o como un niño en vísperas de los Reyes Magos. Soy consciente de lo importante que es una Vuelta a España.

¿Por qué razón no debemos perdernos esta Vuelta?

Hay que seguirla por sus originales propuestas. Porque salimos de Holanda, que ha demandado nuestro ciclismo, y allí vamos a disfrutar del recorrido nervioso de las clásicas, de la Lieja y de la Amstel. Y de una contrarreloj en uno de los grandes templos de las motos, Assen... En Valencia también recorreremos partes del circuito de Fórmula 1. Luego está la montaña... Que nadie se engañe porque falte un referente tipo Angliru o Lagos, porque la montaña de esta Vuelta será impresionante. Somos el país con más variedad geográfica, porque podemos hacer una Vuelta dura sin ir a Asturias y a los Pirineos. Además de las etapas de gran montaña, hemos colocado alguna dificultad en el resto de las jornadas. Y luego está la guinda de la contrarreloj de Toledo... Será una Vuelta apasionante.

Hay equipos que se han quejado de la montaña...

Sí. Hay directores y ciclistas que nos han llamado y nos han dicho: "La montaña es durísima, os habéis pasado". Aunque a unos les pueda gustar menos y a otros más, sabemos que lo que engancha a la afición es la montaña y hay que darle montaña.

¿Qué etapa destacaría por encima de las otras?

Todas son magníficas.

Ya... Pero si un amigo le dice: "Javier, aconsejame una etapa".

Bueno, si me veo entre la espada y la pared (se ríe), entonces le diría que la etapa de Velefique es la más dura... Pero yo tampoco me perdería la Pandera, ni Sierra Nevada... Andalucía será determinante.

¿Las etapas de Holanda y Bélgica también pueden ser decisivas?

Allí no se puede ganar la Vuelta, pero sí perder. Los equipos holandeses y belgas estarán muy motivados, moverán la carrera... Y hay equipos españoles pocos habituados al ciclismo de allí. Puede haber consecuencias.

¿Qué significa para la Vuelta salir de Holanda?

Vamos a ser unos privilegiados, porque el Giro y el Tour también saldrán de allí, pero nosotros vamos a ser los primeros. Se han montado varias actividades paralelas, como una clásica cicloturista el sábado en la que hemos cerrado la inscripción cuando iba por 11.000 participantes.

¿Un día de descanso tan temprano será perjudial?

Estábamos obligados porque hay un traslado de 1.400 kilómetros. Hay equipos que pidieron un tercer día de reposo y no lo descartamos como alternativa para el futuro.

¿Y la participación? Seguro que va a oír mucho eso de que "no está Alberto Contador".

Nos encantaría que estuviera Contador, pero no está. Aunque no venga, cuanto más grande sea Contador, más grande será el ciclismo español y más grande será la Vuelta. Se le echará de menos en la salida, pero cuando esto arranque nos vamos a olvidar, porque los que están van a enganchar: Andy Schleck, Valverde, Samuel, Cancellara, Freire, Basso, Evans...

¿Su favorito?

No sé. La Vuelta se presenta abierta. La situación ideal sería que al final esté luchando un extranjero con un español.

La Vuelta va a tener una dura competencia. El mismo día comienza la Liga de fútbol y coincidirá con el Eurobasket.

Lo ideal es no tener competencia, pero el ciclismo tiene a un seguidor muy fiel y, además, nuestro horario de televisión es muy diferente.

El TAS les ha obligado a aceptar a un equipo que no querían: el Fuji.

Nos hemos visto obligados moralmente a invitar a todos los equipos españoles, porque a ellos también les afecta la crisis económica. Pero había uno, el Fuji-Servetto, al que no queríamos. Ha ganado en el TAS y hay que respetar a los tribunales. Ahora sólo espero que no dé problemas.

También estará en la salida el Euskaltel, un equipo con dos positivos en un mes.

Landaluze fue fulminantemente expulsado y Astarloza está esperando el contraanálisis. Yo siempre he confiado en Madariaga y él está convencido de su inocencia. En cualquier caso, y así se lo he dicho, lo que está claro es que debemos hacer una reflexión seria sobre los controles internos de los equipos, porque se ha demostrado que no son fiables. No nos planteamos en ningún momento un veto, pero si lo hubiéramos hecho no nos hubiera valido de mucho: la sentencia del Fuji nos deja poca maniobra a los organizadores.

¿La presencia de Valverde, sancionado en Italia, puede dañar la imagen de la Vuelta en el exterior?

Lo de Valverde se tenía que haber resuelto hace tiempo. Pero una vez que su situación le permite correr la Vuelta, nosotros no podemos excluirle, porque entonces seríamos jueces. Su presencia no afecta a nuestra imagen. Otra cosa es la percepción que puedan tener en otros países...

Basso, Millar, Vinokourov... Todos cumplieron sanciones.

Y como ya cumplieron su sanción, tenemos que ser los primeros que respetemos el sistema. Además, ellos deben ser ejemplo para otros.

Hablar de dopaje antes de una grande es inevitable...

Es lo que tenemos, sí. Y en eso trabajamos, en recuperar la credibilidad del ciclismo. Aquí seremos inflexibles. Vamos a gastar 250.000 euros en los controles de la Vuelta.

Hay que extirpar el dopaje. ¿Y también los pinganillos?

También, también... Creo que fue un error de los directores no haber dado al menos la oportunidad de experimentar en el Tour sin pinganillos. Yo soy de los que piensan que quitan frescura y espontaneidad a la carrera, juegan en contra del espectáculo. Si el argumento es la seguridad, hay otras soluciones como conectar a los ciclistas a Radio-Vuelta.

¿Cómo ha influido la crisis económica a la carrera?

El mercado publicitario se ha resentido y nosotros también, pero la Vuelta tiene una gran capacidad y vamos a salvar el presupuesto.

¿Volverá la Vuelta a España a las fechas de primavera?

Hay deseo y voluntad, pero también muchas dificultades. Estamos trabajando en el calendario de 2011. Antes debemos saber qué carreras habrá de alto nivel, cuáles serán los criterios de selección... Trabajamos esa opción, sí, pero soy pesimista, porque la UCI prefiere la Vuelta en septiembre para alargar la temporada. Eso no quiere decir que la primavera no nos genere dudas, hay generaciones que sólo conocen la Vuelta en las fechas actuales.

¿Estaría dispuesto a reducir días de competición?

Si con ello se ganara espectacularidad y nos siguen otras grandes, no me niego al debate. Pero, en principio, la Vuelta es un monumento que debemos conservar como es.

El Gobierno Vasco ha cambiado y hay una propuesta del PP para que la Vuelta a España regrese. ¿Hay opciones?

Ya hemos tenido algún contacto con el Gobierno Vasco para estudiar si las circunstancias son propicias. No es justo que la afición vasca, que es de las mejores del mundo, no pueda disfrutar de la Vuelta.

También te puede interesar